Inauguration

All the dazzling colors
the tiresome brightness of this new world
so noisy
filled with time wasted
on trivialities, globalization
and social interactions trough media,

sometimes,

make me feel,

devoided of true feeling and thought.

Make me feel uneasy
as if I was missing out on something
make me feel
nauseous,
and sleepy when I can’t figure out what to do
or how to move forward.

I wish I could be seen
not as a human
an animal
not as a writer
a woman
not as a lover
a lesbian
just as a though that could be valid,
an idea of simplicity
that could trascend
and breed others alike.

We’re impressions of dirt and pleasure
and food, and
those awful weird dreams
we are all doomed to keep having
for eternities.

Oceans of love
wasted on lakes of forgetfulness.

No se engañen, Chávez nos dejó esto.

Esta prepotencia anárquica de los sádicos de poder la heredamos del galáctico. En tal caso Maduro y su gabinete han sido mucho más honestos por cuanto abrazaron su rol dictatorial con todas las armas y toda la violencia sin temor a parecer lo que son, acompañados por la impunidad que les otorga el silencio de tantas naciones. Aquello de abrazar la maldad interior vale como acotación.

Un gobierno militar es un gobierno de personas acomplejadas en su gran mayoría. Hombres y mujeres que en su imposibilidad de hacer mucho más que acatar o dar órdenes, rinden culto casi único a la jerarquización de la sociedad y a la represión de los más débiles. El resultado de esto es un morbo social que se ha expandido con constancia a lo largo de más de 14 años. Un grupo vasto de personas que tenían mucho tiempo queriendo dejar correr libres sus demonios más dañinos sobre cualquiera que estuviera al alcance de una justificación.

Estemos claros. Para alguien sometido a este culto de malandraje y matraca, resulta atractivo obtener un uniforme y un arma que lo proteja de su expresión animal de represalia contra el mundo. Contra su mundo. Contra quién se atraviese.

Así, la institucionalización del crimen en conjunto con el complejo de inferioridad ahora democratizado, estalla hoy en la cara de todos los estudiantes venezolanos que han sido agredidos directa o indirectamente por estos verdugos, también víctimas de una ideología bien sembrada. Lejos de la justificación de sus brutales actos, quedarán por muchos años nuestros ojos y mentes imaginando la justicia. 

No es casual la dirección sin embargo. Ser estudiante otorga una cualidad obvia e inmediata. La querencia de educación, la transmisión de mensajes pensados, la irreverencia ante el obstáculo que pretende solo con nombres apabullar la razón, contrastan infelizmente con sus opuestos, en este caso, encarnados en funcionarios del estado. Personajes de la mentira. Envases de resentimientos ególatras.

Por supuesto que se quiere arremeter contra lo que deja en evidencia lo sombrío de la violencia, lo decadente de la corrupción, lo inaceptable de la represión de los derechos civiles.

Ante el simple conocimiento, ante el valor de la verdad, el malandro y el militar arrebatado de supremacía armada, pierde prestigio. Pierde y punto.

Seremos victoriosos cuánto más conscientes seamos de todo esto, y más inclusivos seamos con quienes de un bando u otro, sufren el abatir de las bestias que rondan las ciudades a estas horas. Buscando carne que comer con sus cañones.

...

Los 17

Me oprimen con sencillez las sensaciones más básicas y comunes.

Es cómodo dejarse ir en ellas.

Cobarde.

Soberano.

El tallado escultural de la conciencia.

¿Pendejo?

El reclamo de un espacio. Conmiseración humana convencional, provista de un revuelo de memorias no todas gratas.

Alergias y el reguero del cuarto cobijan mi vergüenza, “al natural.”

"Como queriendo decir."

Necesidad de sexo o café, toda construida a la medida de la sociedad a la que aspiro sin realmente desearlo, sin escape.

Cualquier hora me parece la más clave. La que anticipa la siguiente y determina un destino crucial que

(horror)

mucho no me apasiona. O no necesariamente.

En mi temor por perder esa mejoría

pretendo arrepentirme.

Uf, y cantidad de cosas más.

...
architexture-ac:

indeed

Creo ser común.


El hoyo me llena el buche
nace en el negro paladar
retumba pero no lo escucho, qué va.
Perdí el oído del revés.

     ¿Por qué?

Sordera
vibración de la vida plana
pleura extendida de sonar agudo
a punto de ceder aturde, se me escapa.

En mi vientre un tirón
soy virus de existencia
me riego como una plaga
ruido inconmesurable que no habla.

     ¿Síndrome de qué?

Vanidad disfrazada de afectos
intelectos solitarios que elimino.
Deseo renacer en palabras
sorda manera de querer imposibilidad.

Abrazo el descompuesto
alfombra de chiripas y mugres
estallo de afectos hacia el todo
que me aborrece. Que me teme.

    ¿Para qué el cuerpo?

No sueno, no vibro, no llamaradas.
No amor, no pena, no me expreso.

...
snap

snap

6 months ago 4,072 notes Via spanish-prince By caybren
Post permalink Reblog this post View larger
...

heryens:

En el día
amo la noche
y en la noche el día.
Pero en la tarde,
entre colores vagos
me amo a mí mismo.
Porque entonces soy
como el recuerdo de algo que hice,
o como el temor de algo
que pude haber hecho.

Fernando Paz Castillo